Dirigido a todos los lectores de Arturo Pérez Reverte

Aquí no encontrarás a un fan autocomplaciente que aprueba a pies juntillas todo lo que Arturo Pérez reverte dice o escribe. Más al contrario, encontrarás a alguien que utilizará la obra o los artículos de nuestro admirado autor para expresar sus propias convicciones, la mayor parte de las veces en franca oposición a las del autor.

lunes, 14 de febrero de 2011

ULTIMO ARTICULO DE APR EN XL: EL LEGIONARIO ANFIBIO

Son muchas las ocasiones en las que el autor hace mención a La Legión y a los legionarios. Desde los viejos tiempos como reportero en el Sáhara Español, pasando por la guerra de los Blacanes. He tenido la suerte de conocer a algunas de las personas que en una u otra ocasión APR ha mencionado. También he tenido la ocasión de conocer a legías que compartieron con él sus horas de ocio y también de servicio. Me consta la sincera admiración, respeto y simpatía del autor hacia esos que vestidos con su sarga verde y tocados con el chapiri o gorrillo legionario.

Yo fui uno de ellos en los tiempos en los que La Legión cumplía 75 años, y soy de esos a los que las tripas se les revuelve cuando sólo ve en los medios aspectos anecdóticos de Caballeros Legionarios y sin embargo la verdadera trascendencia y el auténtico valor del Espíritu Legionario queda en la intimidad de sus tercios y banderas. La auténtica trascendencia de esos con fama de pendencieros, grifotas, maleantes y delincuentes reside en que en el centro de Europa haya una plaza denominada Plaza de España en honor y recuerdo a aquellos legionarios que se entregaron hasta derramar la última gota de su sangre en la primera guerra de Yugoslavia. Y es el momento de recordar que allí hubo caballeros legionarios de remplazo, y que allí dejaron su vida entre otros, el teniente Muñoz Castellanos, el teniente Arturo como se le conocía en el Tercio. Y ahora hay que recordar, que un cabo gitano, se saltó el check point, cetme al hombro, para rescatar el cuerpo de su teniente, cuerpo al que se le escapaba la vida por la mortal herida que un francotirador le infringió en el cuello. Porque por encima de folclores y anécdotas, el caballero legionario y hoy también las damas legionarias, son hombres y mujeres cuya meta en la vida es  hacer realidad día a día su Credo Legionario,credo que tienen prohibido recitar en público porque contiene cosas tan anormales como cumplirá su deber, obedecerá hasta morir; con el sagrado juramento de no abandonar jamas a un legionario en el campo de batalla; no se quejará de fatiga, ni de hambre, ni de sed ni de sueño; el morir en el combate es el mayor honor...lo más terrible es vivir siendo un cobarde; a la voz de a mi La Legión acudirán todos....

¿Pero es esto anormal? En España sí. No es anormal en países con tan escasa tradición democrática como Francia con su Legíon Extranjenra, o el reino Unido con sus Gurkas, o....tantos y tantos ejemplos presentes en los países civilizados que son el orgullo de sus ciudadanos con independencia de sus tendencias políticas, y que sus gobernates protegen como oro en paño durante su servicio a la Patria y después del mismo garantizándoles una digna vida civil.

Porque no lo olvidemos, esos legionarios (sin olvidar al resto de soldados españoles) son los que año tras año, misión tras misión, en Afganistán, Líbano o El Salvador; en Africa o en los Balcanes, esos son los que sacan las castañas del fuego a sus gobernantes en las obligaciones internacionales de España. Son los que traicionados están cumpliendo con sus obligaciones humanitarias, traicionados porque se les niega el pan y la sal, ese pan y sal que son el simple reconocimiento del ejercicio de su profesión que es la defensa de los intereses de la nación, en la paz y en la guerra: Los mandamos de taapadillo y lo que es peor, cuando hay que trarelos en loor de multitud porque han dejado en tierra extraña y por extraños intereses su vida de forma disciplinada se les niega el reconocimiento nacional de Caídos por la Patria.

Pero sí, eso si es noticia, que un lejía intente volver a España nadando, eso sale en todos los medios. ¡Cuanto me gustaría haber compartido en el Mesón del Legionario con ese lejía anfibio el relato de sus andanzas! Una anécdota más para el Cuerpo más laureado del Ejército Español.

1 comentario:

  1. Con este artículo te lo ha puesto a huevo, como se suele decir.

    ResponderEliminar